Visita un hotel en Monterrey para que conozcas sus celebridades

 

No tiene mucho tiempo que tuve la fantástica oportunidad de visitar distintas ciudades que hay en el norte del país, pero hubo un hotel en Monterrey en el que me trataron tan bien, que platicaba bastante con algunas personas de este hotel. Al hablar con ellos, siempre salían varios temas, y entre los temas principales de los que me hablaban estaba la historia de su ciudad. Obviamente, yo estaba interesado en escuchar todo lo que tenían que decir, pues me parece fascinante enterarme de cómo es que esta ciudad se convirtió en una de las más importantes que tiene la República Mexicana.

Posteriormente, empezamos a hablar un poco sobre algunas personas que hayan adquirido fama en todo el país que hayan salido justamente de aquí, de Monterrey, y me dijeron varios que en mi vida había escuchado, pero también me dijeron algunos nombres que obviamente reconocí, algunos de los que hablaré ahora mismo.

El primer nombre que seguramente todos conocen es el de Alejandro Muñoz Moreno, sí, se estarán preguntando quién es, ya lo reconocerán cuando les diga que ese es el verdadero nombre del famoso actor, y aún más famoso luchador, el mismísimo Blue Demon. En lo personal, me sigue llamando mucho la atención cómo puede ser que un luchador haya logrado adquirir tanta fama a nivel nacional e incluso internacional. La mayor parte de su vida, Blue Demon se dedicó a la lucha libre, y los números nos demuestran que fue un peleador con enorme talento, ya que durante toda su carrera, logró alzar en cinco ocasiones distintos campeonatos, tres de los que logró conseguirlos con la comisión mexicana, y los dos restantes ya los levantó en escenarios internacionales. Del mismo modo, Blue Demon dedicó una enorme parte de su vida a dedicarse a la actuación, logrando filmar una cantidad verdaderamente impresionante de cintas, que llegan a un total de 25 en las que tuvo distintos tipos de papeles, desde los que tuvo algunas actuaciones secundarias hasta las películas que protagonizó.

Posteriormente, pregunté sobre alguna persona que no solamente haya sido famosa, sino que ahora también me dijeran una persona que hubiera sido, desde su punto de vista, importante para que Monterrey fuera la ciudad tan desarrollada que es hoy en día.

El nombre que me dijeron era el de Eugenio Garza Sada, y es un nombre que yo recuerdo haber escuchado en algún momento, pero la verdad es que no estaba completamente seguro de todo lo que había hecho esta persona para el desarrollo de esta ciudad, por lo que tuve que dedicar un tiempo para investigar todo lo que esta persona había hecho cuando aún vivía.

Según nos cuenta la historia, Eugenio Garza Sada tuvo enorme suerte de haber nacido hijo de la persona que había fundado la Cervecería Cuauhtémoc, misma que sigue siendo funcional hasta estos tiempos. Como es una costumbre en las familias cuando hay una empresa, obviamente Eugenio Garza Sada trabajó en la empresa de su familia, pero no se conformó con eso y comenzó también a formar empresas propias, e incluso, una escuela, como lo es el Tecnológico de Monterrey, escuela que ha ido expandiéndose a diversos estados de la República y que se ha convertido en la mejor universidad que se puede encontrar en todo México, con un nivel académico que también ha sido reconocido en Latinoamérica en múltiples disciplinas.

Cuando estaba iniciando la Revolución Mexicana, tanto Eugenio Garza Sada como toda su familia se vieron obligados a abandonar su Monterrey amado para irse a vivir a Estados Unidos, cosa que fue de gran beneficio para él, ya que por esta pequeña circunstancia tuvo la oportunidad de realizar sus estudios en una buena universidad en Estados Unidos, cosa que sin duda le dio una formación académica mucho más completa de lo que hubiera podido tener en caso de que estudiara en cualquiera de las instituciones educativas que había en nuestro país en esos tiempos.

Cuando la Revolución terminó en México, la familia Garza Sada ya pudo volver a su Monterrey, y fue en ese instante cuando Eugenio inició su carrera dentro de la empresa familiar, haciéndolo en el área de ventas como un simple asistente, iniciando desde abajo como mandan los cánones. Gracias a su formación académica y talento nato, creció de inmediato hasta convertirse en parte del Consejo de Administración de la cervecería.

Toda la familia Garza Sada empezó a hacerse de mucho dinero, y comenzaron a crear y comprar distintas empresas, y hubo un momento en el que esa sola familia era dueña de más de 80 empresas distintas, siendo patrones para más de 30 mil personas.

Aparte de ser un magnífico empresario, Eugenio Garza era también una muy buena persona, y dedicó una buena parte de su fortuna para crear distintas fundaciones que apoyaban a la gente de escasos recursos. También ayudó para la construcción de la Cruz Roja en esta entidad y de los Bomberos.