Soluciones para saber cómo administrar mi dinero

Yo era de los que se preguntaban cómo administrar mi dinero con eficiencia, pero no hacía ningún esfuerzo realmente significativo por hacerlo. Pero un día pensé que ya era suficiente, y decidí buscar una solución. Estos pasos son los que he puesto en práctica desde entonces.

  1. Lo primero que debes hacer es tener un archivero que te permita organizar por categorías, de tal manera que hagan referencia a diferentes aspectos de tus finanzas. Por ejemplo, administrarlos por datos de los seguros, recibos de pago, recibos de compras, deudas constantes y todo ello. Además, si lo administras por fecha será mejor.
  2. Hay quienes tienen muchas tarjetas de crédito y débito y no las utilizan realmente todas. De hecho, suelen utilizar una o dos, y las otras las tienen ahí por si acaso. Lo que no saben es que es mejor mantenerse libre de tarjetas, en la medida de lo posible, y especialmente si no las usas seguido.
  3. El paso anterior se puede evitar si tienes la precaución necesaria para limitar las cuentas bancarias que tienes en uso, y sólo contratar las que nos permitan vivir sin penas y sin apuros. Muchas personas eligen tener sólo una tarjeta de crédito, porque no quieren meterse en muchos problemas. Pero hay otras que prefieren tener varias, para asegurarse de tener un respaldo en caso de necesitarlo, aunque pueden caer en desorden.
  4. Si ya decidiste meter orden en tu dinero, te recomiendo que pongas atención a todo lo que estás gastando. Por ejemplo, a veces podemos hacer una lista para el súper, pero si compramos algo más de lo que va anotado ahí, será un gasto no programado que, poco a poco, se puede convertir en un gasto significativo. Registra todos tus gastos y, si es posible, haz las compras con una sola tarjeta, para poder revisar el estado de cuenta de forma más sencilla, y sin que te vayas a pasar de lo que tienes permitido gastar. Claro, en esto también debes poner atención en ese caso.
  5. Te recomiendo que consigas una agenda, para que anotes el día en que llegan los recibos, los días límites de pago y la fecha en que lo hayas pagado. También es recomendable que, una vez que hayas pagado, revises que, efectivamente, el cobro se haya llevado de forma exitosa.
  6. Hay muchas formas en que la tecnología te puede ayudar para las finanzas. Una de ellas es que programes transferencias automáticas a las deudas que tengas de servicios o ese tipo de cosas, que tienen una tarifa más o menos fija y una regularidad constante. Lo único que tendrías que verificar es que la tarjeta haga bien la transferencia. O bien, también puedes mandar un poco de dinero mensualmente a un fondo para el retiro, o a los ahorros para cualquier cosa que te quieras comprar. En el correo electrónico te llegarán los avisos de esos movimientos, pero lo mejor es que te asegures de haberlos programado en la fecha correcta y con la cifra adecuada, porque si no puedes terminando de más o de menos en alguna de las cuentas que tengas pendientes.
  7. Para que puedas tener un registro seguro de todas tus contraseñas, te recomiendo hacer una base de datos, ya sea física o electrónica. Claro, no debe ser accesible para cualquier persona, y deberías llamar cada cuenta con otro nombre, por si alguien la encuentra, que no la pueda usar.
  8. Finalmente, te recomiendo que destruyas todos los documentos fiscales que ya no estés usando, incluyendo cuentas bancarias pasadas, estados de cuenta de varios años atrás y ofertas de tarjetas de crédito, ya que nunca sabes en mano de quién caerá esa información y qué hará con ella.