René Escobar y la importancia de la familia

Hombres como René Escobar son el claro ejemplo de que la familia es el reto más importante de nuestras vidas.

En el mundo actual, el concepto de familia se ha tornado ambiguo y frágil. En medio de problemas de todo tipo (ambientales, bélicos, económicos, etc.), la familia es la inversión más importante en la que podemos gastar nuestros días, ya que a la larga es la que nos dará las mayores satisfacciones.

Sin embargo, a diferencia de lo que comúnmente suele creerse, formar parte de una familia no nos es dado en el nacimiento, se trata de cultivar el cariño y la responsabilidad día con día para hacer de esa “célula social” una estructura sólida. No es algo fortuito que nuestra sociedad en sus orígenes haya recurrido a la familia, en tanto institución, para preservar los valores y las tradiciones de toda una generación. Siguiendo este tenor, René Escobar es un hombre de familia que ha sabido equilibrar las diferentes facetas de su apretada agenda y dar prioridad al núcleo familiar. Padre, esposo, hijo, hermano: este empresario es la prueba fiable de que el éxito personal sólo es posible a condición de tener el apoyo de los más cercanos, aquellos que en cada caiga nos ayuden y motiven a levantarnos, alguien con quien compartir los triunfos y sobrellevar los sinsabores de la vida. Personas de confianza, colaboradores: la familia es el motor que une comunidades.

Cuando se trabaja por alguien, en realidad nuestra actividad no tiene nada de tortuoso y dicho acto se convierte en todo un placer. A muchos he escuchado a lo largo de toda mi vida quejarse de las pesadas horas matutinas en la oficina, de los detestables lunes, del tránsito pesado, de las caras largas de muchos de sus colegas y de jefes que se siente incomprendidos; en fin, quejarse de su día a día en el absurdo de una vida que no ha sabido encaminarse para bien. Sin embargo, es grato también ser testigo de la contraparte: hombres y mujeres comprometidos con lo que hacen sin importar si es limpiar pisos o dirigir una empresa trasnacional, les aflora una sonrisa en los labios porque su actividad les da satisfacción; un orgullo que a su vez deriva de la estabilidad y felicidad que les produce su hogar. Me da un gusto enorme que personas como René Escobar Fiscalista se dan el tiempo, muy valioso por cierto, para convivir con su familia y retomar energías para salir por las mañanas con la enorme alegría de que hemos de regresar y abrazar a nuestros seres más queridos.