Razones para la pervivencia de las computadoras de escritorio

La vida actual está realmente girando alrededor de la tecnología y sus rápidas evoluciones. Las computadoras de escritorio, que antes nos parecían lo más avanzado, actualmente parecen quedar en el olvido. Pero, ¿realmente es así? Yo no estaría muy seguro. He escuchado comentarios de personas que realmente confían en su desaparición cercana, pero creo que hay más motivos para que se conserven que para que desaparezcan. Y todo eso tomando en cuenta las cosas que se han creado para ir disminuyendo cada vez más su uso, como las tablets, los celulares inteligentes, y las computadoras portátiles. No obstante, y a pesar de lo que han ido avanzando en cuestión de su propia inteligencia, no creo que alguien que quiera hacer algo realmente relevante, se dirija a su celular teniendo la computadora frente a sus ojos. Estos dispositivos son más utilizados cuando uno se encuentra fuera del área de trabajo, pero en este lugar, es imposible que se puedan preferir a la herramienta usada por excelencia.

En mi opinión, las ventajas que puede tener usar los portátiles, los teléfonos móviles y las Ipads desaparecen al hablar de una PC. Pero tengamos en cuenta que sí existe una que es muy grande, y que claramente no se podrá implementar dentro de las computadoras de escritorio. Todos estos gadgets nombrados se pueden ingresar dentro de las bolsas o las mochilas sin que sea muy difícil transportarlos, ni sostenerlos. Portabilidad es la palabra que representa esta ventaja. Sin embargo, fuera de ahí, para usarlos como una herramienta que sustituya a nuestra computadora del día a día, me parece que está muy lejos de la realidad. Hay varias causas, de las que hablaré más adelante, pero no quisiera dejarlos con una idea equivocada, por lo que les comentaré un poco sobre los precios demasiado altos, el poco poder que tienen para trabajar y los tamaños que manejan que, pese a ser portables, no son amigables con la vista del usuario. Pero bueno, ya dejaré de hablar de esto y comenzaré a ir a mayor profundidad.

No obstante, estoy convencido de que las computadoras de escritorio tienen muchos motivos para seguir dentro del mercado durante muchos años más. Esto se remonta a varios aspectos que he ido analizando conforme pasa el tiempo, y que me hacen creer que el rasgo obsoleto no se ha apoderado de estas enormes herramientas. Para empezar, hablemos de algo que nos preocupa a la gran mayoría. El aspecto financiero. No hay persona que prefiera comprar algo más caro si no es mejor que la opción alternativa. Por ello, no me imagino a alguien adquiriendo un Smartphone con el propósito exclusivo de sustituir su computadora. Sé que se puede comprar por muchas otras razones, pero no me imagino a alguien pensando en esa cuando adquiere uno de los celulares que se encuentran actualmente. Pero también se trata de los precios de mantenimiento y reparación. Las piezas que se hacen para este tipo de dispositivos tienen un costo que es mucho más alto que el que se cobra para las computadoras de escritorio. Esto está relacionado con el tamaño: piezas más pequeñas, mayor trabajo involucrado en su generación.

Pero no se trata meramente de una cuestión de precios y costos, sino también de eficacia. Nunca vamos a tener la misma potencia entre procesadores de computadoras de escritorio y de otros tipos de dispositivos. Al menos no pronto. Dentro de las computadoras fijas, el procesador tiene la función específica de correr lo más eficientemente posible, y a la mayor velocidad permitida, sin estropear ninguna de las funciones. Los portátiles comparten esta función, aunque no exactamente de la misma manera. Esto se debe a que ellos están muy relacionados con la energía y su ahorro. La batería que tienen está elaborada para que puedan funcionar sin conectarse a la corriente, pero eso no significa que sea infinita, ni que dure lo mismo cuando se va a la mayor velocidad posible. Por ello, cuando no se tiene la computadora conectada, puede que la velocidad de funcionamiento se vea más limitada que cuando está conectada. En cambio, las computadoras de escritorio, que se encuentran todo el día conectadas a la corriente, no tienen por qué disminuir su capacidad para ahorrar energía, a menos que así se les haya configurado. El limitante energético es uno de los puntos más interesantes al comparar los procesadores de ambos tipos de computadora. Y si estamos llegando a esa conclusión con las computadoras portátiles, no hace falta decir que las tablets y los celulares no llegan ni a la mitad de esa potencia.

Hay más motivos que podría seguir mencionando, pero creo que es posible que estos ya hayan hecho un eco en tu mente. Si necesitas adquirir alguna PC que estés seguro de que funcionará correctamente, te recomiendo que cheques el sitio de HP, donde encontrarás los mejores productos del mercado.