Lo bueno que se obtiene de usar un expediente clínico electrónico

Cuando nos encontramos en un momento de tantos cambios como es la época que vivimos en la actualidad, no sabemos ni hacia a dónde voltear para estar seguros de lo que es más útil y actual de nuestro ámbito. Sin embargo, no debemos quedarnos atrás y probablemente tampoco queramos que nuestros doctores se queden. Por eso, he comenzado a recomendar a mis doctores el uso del expediente clínico electrónico. Cuando les menciono el término se quedan muy asombrados de que yo lo conozca, pero como me gusta todo el tema de tecnología y me llama la atención el mundo de la medicina, aunque yo no sea doctor, prefiero investigar sobre ello a esperar a que alguien me lo cuente. Según lo que he leído, en muchos hospitales del planeta se han implementado con excelentes resultados, haciendo que los beneficios no sólo lleguen al aspecto administrativo, sino también a la atención de los clientes, o mejor dicho, los pacientes de los centros de salud. Pero como esto es algo casi nuevo en México, ya que no parece que muchos hospitales lo tengan establecido, quisiera ahondar más en el tema con ustedes.

Lo primero que voy a explicar es lo que es un expediente clínico electrónico. Quizá debí empezar por ahí. Un ECE se ha definido por muchos de los especialistas mundiales como una herramienta que ha sido creada con el primordial propósito de ofrecer el mayor número de datos relevantes sobre un paciente a un doctor, o a cualquier persona del hospital que lo necesite, de forma que el expediente clínico se obtenga casi de forma instantánea, una vez que el usuario llega a solicitar la atención médica. Por ello, la toma de decisiones se ha visto transformada radicalmente en los hospitales. Lo que antes tomaba varias horas en buscar el expediente, encontrar la información que se busca y compararla con otros casos, ahora se ha reducido en un gran porcentaje, ya que el reporte contenido de forma digital guarda muy ordenadamente desde los datos más comunes, como el tipo de sangre que tiene el paciente, hasta los que son más avanzados, como el historial de enfermedades que ha existido en varias generaciones de su familia. Así pues, el margen de error en los hospitales que implementaron esta herramienta bajó de forma drástica. En consecuencia, el ECE se ha visto como la base en la que el médico se recarga cuando quiere estar seguro de qué medidas tomar para garantizar o mejorar la salud de alguno de sus pacientes, independientemente de que haya sido revisado por otro doctor previamente. Pero la tecnología no se detiene y, por lo mismo, las mejoras realizadas a los ECE tampoco. Aunque el concepto básico poco ha cambiado, las personas comienzan a decir que los ECE son un sistema informático que contiene datos personales y médicos de los usuarios, que deben ser organizados de una forma eficiente, para que cualquier persona, de cualquier hospital del mundo, pueda entenderlo de una forma sencilla. Claro, eso no significa que cualquiera pueda ingresar a nuestros datos sin nuestra autorización, pero sí permite que se intercambien algunos aspectos importantes entre los hospitales que nos han atendido.

La actualidad en nuestro país nos habla de que hay pocas empresas que hayan implementado y provean los ECE, aunque eso no significa que no existan. Yo creo que una de las mejores puede encontrarse en este link: http://revistahp-pyme.fedex.decompras.com/expediente-clinico-electronico/. Por otro lado, considero que es momento de hablar de algunas formas de expediente clínico electrónico. Los principales son tres:

El principal, y más común dentro de las clasificaciones, son los expedientes clínicos electrónicos. Estos son los expedientes que utilizan las personas que trabajan dentro de una institución de salud, y que utilizan para sacar referencias y datos relevantes sobre la salud de los pacientes. Es del que hemos hablado la mayor parte del tiempo, aunque cabe aclarar que este formato sólo se puede consultar dentro de un hospital o clínica.

El siguiente es el expediente electrónico de salud. No posee demasiadas diferencias con el que mencionamos previamente, ya que posee casi la misma información. Sin embargo, uno de los puntos más importantes es que la forma de compartir los datos se expande a otros hospitales que estén dentro de la misma red.

Y en tercer lugar, aunque no de importancia, se encuentra el sistema de información hospitalaria, que se elaboró para que existiera una forma eficiente de organizar información administrativa y financiera de los hospitales, aunque también es posible ligarlo con la información de la salud de los que se atienden.

Así pues, hemos retomado muchos de los beneficios que se pueden obtener si se utiliza esta herramienta de forma adecuada. No debemos olvidar que el paciente siempre será una prioridad, y tener una administración adecuada puede ser muy útil para atenderlo mejor. Por eso, yo no dejo de recomendarlo a mis doctores de cabecera.