De un pantano a los mejores hoteles en Cancún

En el extranjero, cuando alguien dice “México” inmediatamente llega a muchos extranjeros dos imágenes mentales: o un charro con tequila, o bien, un hotel en Cancún con fiesta intensa. Quintana Roo posee una de las joyas turísticas más importantes de México. Sin embargo, ¿qué pensarías si te dijera que las bellezas de Cancún no son algo que sean 100% creadas por la naturaleza? No significa que eso sea enteramente artificial, aunque, si te puedes imaginar a Cancún como una isla remota llena de árboles por los que no se puede pasar, puede que sí lo consideres así.

Unos cinco decenios hacia atrás, Cancún era poco más que un trozo de arena rodeado de pantanos. Una isla abandonada que nadie pensaba como un lugar paradisiaco para descansar. Incluso, había pocas personas que sabían de su existencia. No tenía ninguna relación con el monstruo turístico que representa en la actualidad. Sus montículos de arena con trabajo lograban conformar un islote con unas playas remotas.

Eso sí, las playas estaban completamente inexploradas y vírgenes, aunque era porque la mayoría estaba rodeado de pantanos que impedían el descanso de las personas que necesitaban vacaciones. Los árboles cubrían el resto del territorio. Es más, ni su nombre estaba establecido como en la actualidad. Había quienes le decían Kan Kun, otros Can Cún, y otros pocos, Cancún. Todo provenía del término maya que tenía ese mismo sonido, y que le habían asignado de forma literal a su población: “nido de serpientes”. Ahora bien, en algunas guías de turismo de la época, se puede encontrar que el nombre más o menos oficial era Can Cún. Fue después de un tiempo que se asignó el que tenía en la actualidad, y desde entonces no se ha modificado.

El plan necesario para la transformación

Cancún no se formó como lo conocemos en la actualidad de un día para otro. Los planes que se crearon para esta radical transformación tomaron mucho tiempo de análisis y estrategias que pudieran servir para los fines que se habían planeado. Orientando totalmente las construcciones a un plan de turismo, en 1969 se aprobó uno de los proyectos destinados a la construcción del paraíso, aunque comenzarían un año después de eso. Entonces, lo primero que se hizo fue la creación de una autopista que conectara Puerto Juárez hasta Cancún. La distancia era larga, pero necesaria para comenzar las conexiones. Luego, fue una necesidad el establecimiento provisional de una pista de aterrizaje, de forma que pudieran llegar aviones con las personas que trabajarían en el lugar, y con el material necesario para ello.

En un inicio, el primer paso dado fue la elaboración de diseños y planos para la edificación del área turística de Cancún. En teoría, la mayor parte de la ciudad estaría destinada exclusivamente a la actividad turística, prohibiendo el establecimiento de hogares o escuelas. La idea era que un gran pasillo de hoteles y villas turísticas se encontraran en la zona, acompañados de cosas que pudieran atraer la atención de un turismo de excelencia, ya fueran centros comerciales de alto nivel y campos de golf.

Luego de diseñar la zona de turismo, se comenzó a planear cómo estaría ubicada y sería el diseño del área de residencias, que estaría localizada dentro del norte de la ciudad. Los complejos de residencias que se construían debían atenerse a esa área, al igual que las escuelas, los hospitales y centros comerciales no exclusivos.

Pero el diseño de la ciudad debía ir acompañado del de sistemas de transportes. De nada servía una increíble ciudad si nadie podía acceder a ella. Es por eso que construyeron completamente las autopistas que se conectaban con Cancún. Luego, el aeropuerto internacional era la siguiente prioridad, pues no se podía tener turismo extranjero sin uno cercano.

La ciudad iba a construirse en bloques de tamaño pequeño, para que no se revolviera el diseño, y se pudiera habilitar la ciudad de forma paulatina. La definición geográfica de estas zonas comenzaría a determinarse por las zonas en que se dividiera la construcción.

Sin embargo, el diseño consistía en grandes cuadras. Para ello, se ocupó que una gran cantidad de camiones de carga trasladaran cantidades infinitas, de manera que se ocupara para poder hacer el concreto de las calles, la pista de aterrizaje del aeropuerto, la construcción de los campos para golfistas, y la ampliación del terreno de la propia isla, así como uno de los mejores hoteles en Cancún: http://www.fiestamericana.com/viaja/hoteles-en-cancun.html.

El resultado de este esfuerzo titánico fue de una proporción que podemos apreciar sólo si visitamos la ciudad de Cancún. El turismo de México tiene a este lugar como el primero de sus inversores, pues lo que aporta al presupuesto es muy significativo, e incluso se encuentra entre los primeros lugares del ranking de turismo internacional.