Asesinos dentro de la farándula: ¿se te antoja estudiar una licenciatura en derecho?

Estudiar una licenciatura en derecho en el país no es sencillo. Quizá muchos entran con la idea de que todo será como en la Ley y el Orden, o en CSI, donde los buenos siempre encuentran la verdad. No es así. Prueba de ellos son algunos de los siguientes episodios del mundo de la farándula, donde la muerte trágica de alguien nos hace preguntarnos sobre la verdadera justicia.

El primer caso del que hablaremos es el de la muerte de la ex esposa de OJ Simpson y de un amigo de ella. Durante los 90’s, este hombre era sumamente conocido en los deportes y el medio del espectáculo, y lo querían mucho las personas. Sin embargo, un día de 1994, la que había sido su mujer apareció atravesada con 19 puñaladas en el abdomen, mientras que un amigo suyo había muerto de igual manera, pero con 18.

Las huellas, los antecedentes de violencia familiar y los diferentes intentos de fuga de OJ Simpson lo marcaron como culpable. Los medios fueron de gran importancia en este episodio. Así, los abogados acusantes querían declararlo culpable, pero sus defensores alegaron que los policías tenían un resentimiento hacia las personas de color, por lo que implantaron pruebas para inculparlo. De esa forma, el racismo fue su argumento en el momento del juicio. Y fue declarado como inocente por un jurado conformado por personas que, en su mayoría, eran de raza oscura.

Pero dos años después, se involucró nuevamente en actos de violencia que le generaron una multa de 33.5 millones de dólares, los cuales tendría que entregar a la familia de los afectados. Esto puso en duda su inocencia en el asesinato del que fue acusado, pero no se volvió a tomar el tema, por lo que quedó libre.

El segundo caso es muy conocido por la mayoría de las personas. Sid Vicious se crio con una madre que, a los 8 años, lo llevaba para que la acompañara a vender drogas. Por ese motivo, su consumo inició muy temprano, y siempre supo medir las dosis para obtener el “estado” deseado. Luego, conoció y se hizo novio de Nancy Spungen, quien compartía la misma afición por ese tipo de sustancias, lo cual los uniría en la tormentosa relación que tuvieron durante varios años, antes de sus muertes.

Fue en una habitación de un hotel de Nueva York, cuando en octubre del 78, Sid Vicious declaró entrar al baño y encontrar muerta a su novia, desangrada completamente en la bañera, debido a una puñalada en el estómago. Él no recordaba los hechos de la noche anterior, pero estaba seguro de que no había asesinado a Nancy, según sus declaraciones.

Al parecer, en la noche previa, una fiesta había tenido lugar en su habitación del hotel, y Nancy había presumido de todo el dinero que llevaba con ella, sin preocuparse demasiado de quienes estaban ahí. Al día siguiente, luego de su asesinato, tanto el arma homicida, como el dinero presumido, se habían desvanecido completamente.

Sid Vicious se vio tremendamente afectado y el dolor lo llevó a un intento de suicidio, cortándose las venas 10 días después del evento. Aunque ese intento no tuvo éxito, para febrero de 1979, se habría muerto por una sobredosis. Sin embargo, en la actualidad, se contempla la posible intervención de la madre, con una dosis que evitara que el dolor siguiera en su hijo.

Por último, hablaremos de un hombre que ganó dos campeonatos del mundo de la lucha libre. Muy conocido en la WWE, Chris Benoit echó a perder su carrera con los acontecimientos que se llevaron a cabo relacionados con la muerte de su familia el 25 de junio de 2007. Chris había estado ausente en diferentes compromisos que tenía asignados para el lunes de esa semana. Así pues, la policía llegó a su casa, para ver si había alguna actividad fuera de lo normal. Tocaron la puerta en repetidas ocasiones y nadie respondía. Por ese motivo, decidieron ingresar a la casa, para encontrarse con los cuerpos de su mujer e hijo, de sólo siete años, asesinados. Luego, cuando avanzaron hacia el salón de pesas, se encontraron el cuerpo de Chris Benoit colgando de uno de los aparatos de esa sala.

Lo que las investigaciones establecieron fue que la fecha de muerte de la mujer y el niño correspondía al fin de semana anterior a la intervención policiaca. La autopsia arrojó que Chris Benoit había atado a su mujer y a su hijo, y luego se había llevado a su mujer para asfixiarla. Luego, drogaría al niño, para matarlo de la misma forma que había matado a su madre. Luego de todo eso, se suicidaría. Sin embargo, algo que extrañó a los forenses era que Benoit no estaba bajo influencia de sustancias alucinantes que le provocaran ese comportamiento. Sin embargo, al analizar su cerebro, se vio que el daño que tenía era similar al de un hombre con Alzheimer y con una edad de 80 años.