Evita parar en uno de los hospitales y realiza un chequeo continuo de tu salud

Muchas personas que parecen completamente sanas terminan en uno de los hospitales de su ciudad de un día para otro, sin que nadie se pueda explicar cómo fue que llegaron ahí. Hay cosas que no se pueden evitar ni prevenir, pero hay muchas que si tienen una posible solución. Todo ello es fácil de eludirse si se realizan continuamente evaluaciones generales sobre las condiciones en que estamos. A pesar de ello, no muchas personas consideran que sea una buena inversión revisar su estado de salud constantemente.

Uno de los principales motivos que justifican la falta de constancia al recurrir a los doctores es que la situación económica no es la adecuada para ir al doctor sin que sea necesario. No obstante, lo que no se ponen a pensar es que, en caso de evitar una enfermedad, se pueden ahorrar el tratamiento, que puede tener diferentes costos o tiempos de duración. Incluso, para fomentar la cultura preventiva, algunos seguros médicos incluyen la visita anual a los médicos. Es por ello que debes consultar lo que cubre tu seguro antes de negarte a asistir con un experto de salud.

Uno de los primeros motivos por los que se deben consultar a los especialistas al menos una vez al año, es que es posible detectar problema antes de que alcancen una seriedad fuera de nuestro alcance. Siempre es bueno llevar una adecuada planeación de las visitas, para que tu doctor también pueda llevar un seguimiento adecuado de tu historial de salud, de forma que tendrá un punto de comparación para la siguiente ocasión en que lo visites. Así, si tienes una molestia que no tenías en la última ocasión que fuiste a verlo, podrá saber si es recurrente o no. Sin embargo, la verdadera relevancia de esto es que se puede saber sobre la existencia de problemas antes de que ocurran con toda su fuerza.

Un gran número de personas considera que sólo aquéllos que viven a expensas de una enfermedad crónica deben hacer una consulta al año, o más seguido, a los médicos. Sin embargo, no podrían estar más equivocados. Cualquier persona debe ver a su doctor, sin importar si siente o no síntomas de cualquier enfermedad. Recordemos que el propósito de estas visitas es la prevención, más que la acción directa. Por ello, cuando alguien sigue estos consejos es muy reconocido dentro del mundo de la medicina.

Ahora bien, otro buen motivo para ir continuamente, y que se mencionó de forma implícita en un punto anterior, es la generación de un sólido historial médico. Estos historiales sirven para tener un registro de los estados de salud previos, y es lo primero que consultan los doctores en caso de alguna emergencia, o bien, cuando el paciente no puede contestar por sí mismo, o que no recuerda.

Con el propósito de guardar un buen historial, se deben planear las consultas próximas con el doctor. Su programación debe tener en cuenta la edad y el sexo del paciente, además de las últimas anotaciones que haya de la visita anterior. Pero el tiempo más común para programar estas visitas suele ser de un año, aproximadamente, pues así podrán detectarse los cambios existentes.

Pero uno de los puntos que se deben tomar en cuenta para hacer el expediente médico son los estudios generales que se han realizado a las personas. Las evaluaciones se dirigen hacia varias partes específicas del cuerpo, pero los más comunes son los de sangre.

Otra cosa que se debe tener en cuenta, aunque más bien para el momento previo a las evaluaciones, es que cada una tiene requisitos que debe preparar el paciente, a veces con varios días de antelación. Así no se podrán interrumpir los resultados por factores externos, que surjan por no haber tenido en cuenta las indicaciones previas al proceso de examinación.

Una vez que se hayan obtenido los resultados de los exámenes, el doctor debe interpretarlos, de acuerdo a los indicadores que ahí se presenten, y los añadirá al expediente. Posteriormente, se preguntará sobre las enfermedades existentes en su familia, y las medicinas consumidas en ese momento, así como las posibles adicciones que se puedan tener.

Sólo es necesario tener presente que la prevención de los malestares no es sólo tarea de los doctores, y no se va a solucionar yendo a la consulta rutinaria. Uno también debe tener en cuenta el ejercicio que realiza, la comida que consume, el uso de tabaco, o el consumo de alcohol. Cabe mencionar que esto, llevado en malas condiciones, ha generado la muerte del 40% de las personas que pertenecen a la tasa de mortalidad del país. Así pues, se convirtieron en la principal causante de defunciones. Pero ninguno se tomó el tiempo de cuidar un poco más esos hábitos, ni tampoco de visitar el médico con regularidad.

No olvides cuidar tu cuerpo, porque es el único que tienes para toda la vida.